Ruta templaría en Segovia

Parada obligada en la ruta templaría es la Iglesia de La Vera Cruz en Segovia. No exenta de polémica por su puesto como suele rodear a todo lo relacionado con los templarios.

El templo tiene planta do decagonal con un edículo central que debió de servir sin ningún lugar a dudas como cripta ceremonial aprovechando las corrientes telúricas del suelo justo debajo de esta zona.

Existen  claro toda clase de teorías con respecto a este templo que en un principio se llamo iglesia del Sepulcro del Santísimo Cristo y que más tarde cambiaria su nombre después de recibir la donación de un Lignum Crucis cedido por el papa Honorio III.

La teoría de que este templo fue construido por los templarios para custodiar la reliquia no esta falta de detractores y la ausencia de documentos deja la puerta abierta a todo tipo de especulaciones.

En  cualquier caso y a parte de tecnicismos históricos si puedo deciros que es un espacio mágico. Desde el momento que cruzas la puerta sientes como la energía fluye dentro de sus paredes como una corriente de poder, de luz, de paz.

Recomiendo a todo el que pueda visitar este templo tan singular y dedicar algunos minutos en la parte superior del edículo central en silencio.  Es realmente toda una experiencia mágica.

Para acabar una jornada perfecta os remiendo acabando la visita a la iglesia de la Vera Cruz pasar por el restaurante San Pedro Abanto. Este restaurante  era una antigua Iglesia Mudéjar y Convento de San Juan de Requijada desde 1486. Se ha conservado en un estado fantástico lo cual hace que nos sintamos parte de la historia de este lugar tan especial.

Y por supuesto disfrutar de una comida exquisita con un buen vino recordando las andanzas de nuestros caballeros templarios en un marco histórico tan especial como el Ventorro de San Pedro Abanto.

Post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *